“Cuando despertó, las vocaciones aún no estaban allí”

compass-2946959_960_720

“Jo, és que des dels 16 anys no faig res de ciència”. De debò ens podem permetre com a societat que algú faci aquesta afirmació en públic sense avergonyir-se? Pot ser que un personatge públic, amb un certa rellevància mediàtica, confessi obertament la seva desconnexió vers la ciència i ho faci en un to sorneguer, de “ja m’enteneu … com això és tan difícil“?

Ahir, en el marc de la Nit de la Recerca vaig poder gaudir durant dues hores de la cloenda d’una activitat paradigmàtica per “fomentar les vocacions científiques i tecnològiques” entre els (i, especialment, les) joves.

Tot semblava preparat perquè fos un esdeveniment d’aquells que et sap molt de greu perdre’t: un escenari privilegiat, un públic entregat a la fusió entre ciència i humanitats, uns ponents de centres de de recerca de reconegut prestigi, un conjunt de professionals de la música per posar ritme i honorar els premiats, una organització ben engreixada …

I us preguntareu … I llavors, quina va ser la nota discordant?

Doncs que la persona que conduïa l’acte, és a dir, la persona que més estona va disposar globalment de l’atenció de l’audiència, va farcir l’ambient d’una atmosfera de desinterès i desconnexió per la ciència. Estic convençut que la seva intenció era just la contrària, i que els seus comentaris pretenien posar de relleu la importància de les recerques que es presentaven i la seva complexitat.  Però ho feia des de la llunyania, des d’una posició distant i forçosament artificial, que encara feia més palès que la ciència “no anava amb ella“.

I el cert és que tot va rutllar com tocava. Els aplaudiments van ser sincers, tothom va ajustar les seves intervencions al programa previst, i la qualitat dels treball premiats exigia un reconeixement com el que van tenir.

Aconseguir aquest nivell de professionalitat i dignificar aquest tipus d’actes té un cost econòmic no menor, que desconec completament, però que fàcilment podríem valorar en milers d’euros. I tota aquesta inversió de temps, compromís, professionalitat, dedicació, il.lusió, esforç compartit … pot quedar en no res quan algú amb una projecció mediàtica important reconeix obertament el seu desinterès (explícit i volgut) respecte de la ciència i la tecnologia. I a més, ho diu deixant entreveure que tampoc és un problema, i que no té gaires remordiments.

Però no cal anar tan lluny, ni traslladar la responsabilitat a personatges públics. Encara recordo aquelles alumnes de Batxillerat tecnològic que van venir a queixar-se dels comentaris descoratjadors que els dirigia un professor respecte les seves intencions de continuar estudiant una carrera tècnica. Segons ell, no eren els estudis més adients per noies. Al principi, pensava que ho havia entès malament, i m’ho van haver de repetir dues vegades:  qui els adreçava aquestes frases era el professor de Tecnologia!

Continuarem engegant iniciatives potents, amb targets molt ben definits, i farcides d’activitats engrescadores com mentories, acompanyaments, estades temporals, partenariats … però hem de començar a reflexionar de manera més individual, i adonar-nos de la responsabilitat que tenim respecte les nostres alumnes.

I no em refereixo només al professorat de les àrees STEM. Parlo de tothom qui les acompanya al llarg del seu procés d’escolarització. Perquè no sé si aconseguirem “despertar vocacions“, i de fet no sé si ha de ser l’objectiu, però sí tinc clar que és a les nostres mans fomentar que puguin escollir lliurement el seu camí, allunyades d’uns prejudicis i uns biaixos de gènere que ens imposa la societat en què vivim i l’educació que hem rebut, i dels que no és fàcil desempallegar-se.

Si no, quan despertem, el dinosaure de les vocacions encara no haurà arribat.

Anuncios

Ciencia para todos los públicos, o itinerarios de aproximación a la ciencia.

El uso de formatos y estilos diversos (novela, ensayo o película) es un buen ejemplo de cómo la divulgación científica puede (y debe) utilizarse como recurso educativo.

Como profesor, ¿cuántas veces no has visto una película y has pensado: “Tengo que ponerla en clase”?¿O has leído un libro y te has imaginado a alguno de tus alumnos disfrutando de su lectura? Pero es cierto que muchas veces cuesta encontrar el momento adecuado para concretar estos buenos propósitos porque, como me comentó hace ya varios años una excelente compañera, “lo urgente se come a lo importante”.

Hace ya algún tiempo que estoy algo alejado del día a día de las aulas, pero está claro que (¡por suerte!) sigo sin perder el espíritu de trinchera, porque aún voy dándole vueltas a propuestas para hacer con mis (por ahora hipotéticos) alumnos. Y una de ellas reúne varios elementos que últimamente me son especialmente relevantes, y a los que hice referencia de manera muy rápida en la entrada ¿Sabéis por qué EEUU sí que tendrá chicas STEM?.

Me refiero al uso de recursos como los libros de ficción “científica”, los ensayos de divulgación científica y los libros de historia de la ciencia como complemento al visionado de películas con un componente científico-tecnológico importante. En una de esas notas que, digital o analógicamente, acabamos creando a lo largo de la semana, recogí hace un tiempo diversos títulos que me parecieron interesantes y con una cierta relación entre ellos.

El primer invitado es el libro “Las calculadoras de estrellas”, de Miguel Ángel Delgado. La novela nos traslada a los Estados Unidos de la Guerra de Secesión, y a través de los ojos de una niña podemos sumergirnos en la sociedad estadounidense de mediados y finales del siglo XIX. En concreto, en el mundo académico del Vassar College, una universidad pionera en cuanto al acceso de la mujer a la educación superior. Allí conoceremos el trabajo de Maria Mitchell, joven y reconocida astrónoma. Continuamos avanzando con “El universo de cristal”, de Dava Sobel. Y podemos acabar con la película “Figuras ocultas”, de 20th Century Fox, complementado con el libro en el que se basa: “Hidden figures”, de Margot Lee Shetterly.

Sin esforzarme demasiado, también me vienen a la cabeza títulos relacionados con las figuras de Alan Turing y las instalaciones de Bletchley Park (The Imitation Game, The Bletchley Circle …), Nikola Tesla, Thomas Edison y el desarrollo de la electricidad (Tesla y la conspiración de la luz, The current war, Empires of Light …), Richard Feynman y el proyecto Manhattan (Manhattan, Las esposas de Los Álamos, Feynman …).

La potencia que preveo en estos “itinerarios” es que permiten un acercamiento gradual a contenido científico más hard, de manera que cada alumno puede fijar hasta qué punto está dispuesto a avanzar. Y este punto no es fijo, sino que en muchos casos dependerá de los intereses del propio alumno.

Por otro lado, no sólo nos permite una aproximación por edades, sino también por perfil académico y además me resultan sumamente atractivas otras características como las posibilidades de trabajo en grupo, los evidentes enlaces con otras materias (ciencias sociales, matemáticas, lenguas, educación visual y plástica …), el diseño de actividades de evaluación como booktrailers o análisis de elementos no realistas en las tramas, etc.

Estoy seguro de que todos vosotros también tenéis localizados algunos de estos itinerarios. ¿Qué os parece compartirlos?

¿Sabéis por qué EEUU sí que tendrá chicas STEM?

¿Hasta qué punto el papel de la industria del ocio y el entretenimiento puede influir en la reducción de la brecha de género existente en el ámbito STEM?

Hasta el infinito ... y más allá

Cuesta expresarlas en público, y generalmente son ideas o intuiciones que relegamos a una esfera muy íntima. Tan privada, que muchas veces únicamente nos las contamos a nosotros mismos. No negaréis que muchos de vosotros tiene un listado privado de propuestas, ideas o proyectos bajo el denominador común de “¿Y si …?”. A mí me pasa lo mismo, pero hoy ya no puedo aguantar más, y tengo que compartiros una que me va rondando por la cabeza desde hace unos meses.

Leer más “¿Sabéis por qué EEUU sí que tendrá chicas STEM?”

Nanotecnología a primaria: ¿la casa por el tejado?

Donde se presentan brevemente los inicios de un proyecto de trabajo de nanociencia y nanotecnología en aulas de primaria.

Por esos azares del destino, ando embarcado hace un tiempo en un proyecto relacionado con la introducción de la nanociencia y la nanotecnología en las aulas de secundaria: Nanoeduca.

logo-big

Después de avatares diversos, parece que va cogiendo forma definitiva, gracias sobre todo al impulso (y a las muchas horas de trabajo) de personas como Álex Argemí y Ana de la Osa, del Institut Català de Nanociència i Nanotecnologia, la Dra. Gemma García, de la Universitat Autònoma de Barcelona, i el Dr. Jordi Díaz, dels Centres Científics i Tècnics de la Universitat de Barcelona.

Leer más “Nanotecnología a primaria: ¿la casa por el tejado?”